miércoles, junio 07, 2006

Llamémosla M

No suelo contar mis temas sentimentales en el blog, y menos los que son recientes, pero hoy me apetece contar la historia de una chica que fue una parte importante de mi vida el curso pasado, pese a no llegar a ser nunca nada. Me explico:

En verano de 2004 llegaba yo a Granada dispuesto a empezar una nueva etapa de mi vida, y al empezar el nuevo curso tuve la oportunidad de dar algunas clases prácticas a los alumnos de la ingeniería superior. Para aprender un poco la forma de dar las clases, acompañé uno de los primeros días de clase a uno de mis jefes, que impartía otros grupos de la misma asignatura. Y entonces la conocí... ella era una de las alumnas de ese grupo, y el flechazo fue instantáneo, me llamó la atención enormemente nada más verla, pero no fue por el aspecto físico, sino por lo que mi intuición me decía. Digamos que mi intuición nada más conocer o ver por primera vez a alguien suele formarse una primera impresión por los rasgos o los gestos o no sé exactamente por qué, del carácter que pueden tener las personas que veo (aunque también hay veces que mi intuición no dice nada, claro), que igual suena un poco tonto, pero por otro lado, me he equivocado más cuando he ignorado esa intuición que cuando le he hecho caso, lo que me lleva a tener un mínimo de confianza en ella. Digamos entonces que mi intuición al verla ese día fue que era una muy buena chica, simpática, dulce, responsable, y desprendía tanto esa impresión, y mi intuición estaba tan segura de estar acertada, que con eso bastó para que me pasara las dos horas de prácticas deseando que preguntara dudas, para poder ir a responderle y hablar con ella... Y lo cierto es que ella, y una amiga suya que se sentaba con ella, hicieron bastantes preguntas durante la clase, y salvo alguna vez que se me adelantó mi jefe, siempre fui raudo a ver qué querían.

Luego con el paso de los días las pocas veces que la vi, en alguna de las cuales hablamos también un poco, más por casualidad que por otra cosa, empecé a darme cuenta que también la veía muy bonita, y aunque también dudaba un poco de si sería muy joven, me fui quedando cada vez más y más pillado. Y llegados a este punto fue cuando la cosa se puso más difícil, porque yo intentaba tener ocasión de hablar con ella, pero no coincidía con ella nunca, era la persona con la que menos me cruzaba de toda la escuela, no sé realmente donde se metía, si no salía de sus aulas de clase ni nunca iba a la cafetería o qué pasaba, pero no había forma de encontrarme con ella. Me cruzaba incluso muchas veces con su amiga de las prácticas pero casi nunca con ella.

En las pocas oportunidades que la veía me ponía muy nervioso y la saludaba y poco más, y contestaba simpática y eso, pero vamos que eran saludos muy breves, y enseguida se iba (con esa misma amiga de las prácticas) o estaba hablando con gente, etc. Hasta que un día que había un barril en la escuela me volví a cruzar con ella y le pregunté que si se quedaba al barril y me dijo que no sabía, que quizás un ratillo, y siguió adelante, nuevamente con su amiga...

Entonces decidí que si no hacía algo por mantener el contacto con ella en ese momento ya nunca lo conseguiría, así que escribí en un papel mi dirección de correo y la dirección de este blog y me fui con él dispuesto a dárselo en mano, a ver si así conseguía algún modo de hablar con ella que no fuera el infrecuente y breve cara a cara. Pero... ya no estaba por ningún lado, y lo que hice ya como última alternativa es dárselo a la amiga, que sí que seguía por allí, diciéndole que le pasara el papelito a M, aunque no le dije ni qué era ni el motivo.

No sé si realmente entró en mi blog ni cuándo, pero pocos días después escribí un post sobre un puñado de instantes, que la nombraba disimuladamente en sus instantes 14 y 15, para intentar animarla a usar mi email si entraba y le gustaba.

No recibí ningún correo suyo ni ningún comentario en mi blog, y hasta un par de semanas después, tras hacerme varios días el encontradizo en los pasillos del edificio de aulas, no volví a verla, y le quise preguntar por si lo había recibido y qué opinaba del blog y tal. Sólo me enteré de que lo había visto, pero me dijo que por los exámenes tan cerca no había tenido tiempo de comentar nada, y yo estaba tan nervioso que se me debió notar enormemente, y resultaría muy torpe y extraña mi actitud, con lo que me dijo que tenía clase y se fue rápido y ya después de ese día no volví a verla casi nunca, y si la veía miraba para otro lado y ya no nos saludábamos ni nada.

Luego llegó el verano y tras él pasé el resto del año fuera de Granada, y aunque pensé aún muchos meses en ella, al volver en enero ya era todo un poco más lejano, y además al verla de nuevo por primera vez la vi del brazo de otro chico y no sé, ya no me afectaba tanto. Por eso decía al principio que fue una chica importante para mí pese a que no pasara nada con ella, porque sin apenas conocerla me pasé más de un año de enamoramiento, que ya sé que muchos veréis tonto. Y este año ha habido otra chica en la que el proceso de enamoramiento fue bastante más gradual y con mucha más relación, y eso parece más maduro y más serio a mucha gente, pero en el fondo no es mejor ni peor un modo de enamorarse que el otro, y sigo estando seguro de que M es, al menos, una muy buena chica y gran amiga de sus amigos.

Hoy me he acordado de ella, y me he animado a escribir esta historia, porque la he visto pasar por al lado de mi puesto de trabajo al menos 6 ó 7 veces, más de lo que la veía en 4 o 5 meses en la época en que más pensaba en ella y quería encontrármela, que irónico... :/. Ya no tiemblo al verla, es verdad, e incluso hay días, ayer por ejemplo, en que no me gusta especialmente como va vestida, y sigue sin mirarme ni saludarme nunca, aunque su amiga sí que me saluda aún de vez en cuando, pero hoy sí que iba muy bien, y mi intuición, aunque ya no me hace temblar al verla, sigue pensando que es una persona que vale la pena conocer, pero bueno, la ocasión no se va a dar ya, ni quizás sea bueno, que quien sabe qué efecto me produciría... :S.

Y bueno, estoy seguro de que si algún día me leyó, hará ya mucho tiempo que dejó de hacerlo, así que no hay riesgo de que lo haga ahora, ni tendría mucha importancia si lo hace, por lo que quiero terminar con un "poema" que le escribí un día mientras colaboraba en la vigilancia de un examen en el que ella estaba, o más bien un posible final de un poema que podría haber sido más largo. No está retocado, ni revisado, ni nada, simplemente son las líneas que escribí rápidamente en un impulso en el primer trozo de papel que tuve a mano ese día (apenas un trocito de 5x20 centímetros), y que, al recordarlo ahora, he visto que aún seguía doblado en mi cartera, donde en su día esperaba quizás un momento propicio para salir que nunca llegó, y en el que lo que pone es:

Y de repente algo cambia, tu belleza se incrementa como alentada por una fuerza ciclópea que no puedo contener, y te llevas mi corazón hacia ti en una fracción infinitesimal de segundo, mientras a lo lejos cualquier extraño sólo ve que has sonreído, y no advierte siquiera que en tus dientes ahora brilla también el destello de mi amor, atrapado entre tus perlas, y que mi cuerpo es sólo piedra, cuando mi mente lo deja en tu presencia en favor de cualquier punto imaginario más cercano a ti.


Y hasta aquí este "pequeño homenaje" a ese recuerdo de una chica... a la que podríamos llamar M.

16 comentarios:

El Germen dijo...

Aiiiiihhhh (suspiro)

¡cuántas veces no nos ha pasado eso en situaciones totalmente diferentes!

Y al final, el paso del tiempo hace más que nuestras intenciones...

Ch dijo...

Me ha encantado tu gran sensibilidad, me ha encantado sobre todo que a pesar de todo te quedes siempre con lo bueno, denota que eres una gran persona.
Besitos

infopoeta dijo...

el germen, el paso del tiempo sobre todo actúa con el olvido, o atenuando los sentimientos poco a poco, porque supongo que no es sano seguir enamorado eternamente y dicen que el tiempo lo cura todo... Aunque sería mejor si el paso del tiempo hubiera dado una relación pero para eso no suelo tener suerte...

Ch, muchas gracias! :), me has emocionado con tu comentario :').

Isabel dijo...

Ay, mi eterno enamorado...¿qué voy a hacer contigo? ;)

Lo bueno que tienen esas historias que nosotros mismos creamos en una proyección es que nos deja una huella que siempre nos devuelve el instante en toda su pureza.

Muá :**

infopoeta dijo...

Isabel... ¡que tampoco estoy enamorado siempre! jeje, que contaba lo del año pasado... @^_^@. Y además, ¡luego pasé varios meses sin enamorarme! :P.

En cuanto a lo de la proyección, supongo que también la ventaja de haber interactuado poco con ella es que evita que viera cosas malas, lo único que podría ver malo es que no me quiso dar la oportunidad de conocerla más, pero bueno, también estaba en su derecho... :/. Besos :***

Garrapata dijo...

¿Un año tras ella? Eso debe ser, sin duda, malo... para el corazón. Porque... ¿qué chica busca un poeta? Eso está bien en la literatura y en el cine, pero en la vida real...

Lástima, chico; a pesar de tener modales, vas a tener que cambiar de estrategia.

De todas formas, estoy seguro de que dejaste a esa chica una huella imborrable: podrá contar a sus nietos cómo hacía estragos entre los profesores de prácticas.

infopoeta dijo...

garrapata... gracias por tu comentario.. jeje :P

Isa dijo...

Yo no considero para nada que seas tonto o el hecho parezca tonto, como dices en varias ocasiones.
Espero que tengas más suerte, porque llevas una racha...
Besos!
Me voy a seguir con mi TFC, llevo desde las 5 :S y ya me sale humo por las orejas :/

infopoeta dijo...

Bueno, isa, es que la mayoría de la gente sí que piensa que es/soy tonto, y algunos me lo han dicho :S. Llevo una racha muy mala, y para colmo ahora también se me ha jodido el portátil :(. Bueno, suerte con tu TFC y ánimo en ese último esfuerzo ;). Besos

Hari Seldon dijo...

http://inciclopedia.wikia.com/wiki/Amor_a_Primera_Vista

En fin, míratelo... ;-D

P.D. A mí no me pareces tonto, pero es que las hormonas son mu malas ;-D

infopoeta dijo...

Bueno, hari, no sé si fueron sólo hormonas o si fue mi caso el que ahí se expone, pero bueno, curiosa la lectura de todas formas ;).

javi dijo...

Bueno, si alguien te dice que piensa que eres tonto debe entrarte por un oído y salirte por el otro. Si esa persona no es amiga, te debe dar exactamente igual. Si es amiga, pues quizá sólo lo haga como crítica constructiva.

En fin, que cualquier racha mala tiene fin, y seguro que el de esta está cerca.

¡Chulísimo lo del Amor_a_Primera_Vista!, realmente, ¿quién no ha sentido algo de eso alguna vez?

infopoeta dijo...

Gracias por tu comentario Javi, a ver si mis rachas malas llegan realmente a su fin, sí. Un abrazo

tresky dijo...

Pues a mi si un profe me da un papelito con su mail y/o su blog o algo por el estilo sólo a mí, personalmente, me resultaría un poco violento.

Por otro lado , está muy bien que te enamores. Creo que es el sentimiento que mata y da vida a la vez.

infopoeta dijo...

Tresky, parece que no ves bien ninguno de mis enamoramientos :P. Lo de violento pues se ve que para la chica lo fue por lo que he contado, pero vamos, que tampoco fui "su profe" sino una única clase, y tampoco se puede decir estrictamente que mi puesto sea de profe por ahora.

Otra M dijo...

Sabes? A mí me sucedió algo similar el mismo año, pero me di cuenta muy tarde... Y en cambio, otro chico que sí me interesó después jamás se dio cuenta de mi interés por él... Dicho queda. Si adivinas quien soy yo, es posible que lo niegue ;)